Argentina: Represión violenta y criminalización en respuesta a las protestas en Jujuy

La policía de la provincia de Zhuzhou ha llevado a cabo detenciones arbitrarias, uso ilegal de la fuerza y ​​otras prácticas para sofocar protestas contra las reformas constitucionales en la provincia, afirmó hoy Amnistía Internacional tras finalizar una misión de investigación en la zona.

«Después de aprobar una nueva constitución sin consultar a la población y sin el consentimiento libre, previo e informado de los pueblos indígenas, descubrimos que la policía provincial de Jujuy respondió con el uso indiscriminado de la fuerza contra los manifestantes por los derechos humanos», dijo Anna Picker, directora para las Américas de Amnistía Internacional. . «Nuestra investigación muestra que las autoridades provinciales han creado un ambiente hostil que impide al pueblo de Jujuy ejercer su derecho a la protesta pacífica».

Una delegación de Amnistía Internacional visitó la ciudad de San Salvador de Jujuy y los departamentos de Tumbaya, Cochinoca, Humauaca y Susques en la provincia de Jujuy del 25 al 29 de septiembre. La organización entrevistó al menos a 107 víctimas y testigos, entre ellos miembros de más de 15 comunidades indígenas, abogados, organizaciones de derechos humanos, el Fiscal General Sergio Lello Sánchez y representantes del Ministerio de Seguridad provincial. También se han solicitado reuniones con la Secretaría de Derechos Humanos y la Secretaría de Pueblos Indígenas de Jujuy, pero aún no se han concertado.

Amnistía Internacional comparte sus conclusiones preliminares antes de preparar un informe que se presentará a las autoridades, las comunidades y el público en general.

Lesiones físicas y dificultades para obtener atención médica.

Amnistía Internacional señaló el uso innecesario y excesivo de la fuerza, incluido el uso de gases lacrimógenos y balas de goma, durante las protestas, que se saldó con numerosos casos de heridos entre los manifestantes.

Tanto los testimonios compartidos con la delegación como las imágenes de vídeo analizadas por el equipo de verificación digital de Amnistía Internacional mostraron que la policía disparó balas de goma directamente a las cabezas de los manifestantes.

Nuestra investigación muestra que las autoridades provinciales han creado un ambiente hostil que impide al pueblo de Jujuy ejercer su derecho a la protesta pacífica.

Anna Picker, directora para las Américas de Amnistía Internacional

Entre los testimonios recibidos por Amnistía Internacional de personas heridas por tales balas, dos sufrieron lesiones oculares permanentes, incluido un niño que recibió disparos de balas de goma en la cara y el pecho. El derecho internacional de los derechos humanos prohíbe el uso de balas de goma dirigidas a la cabeza o la parte superior del cuerpo. Además, esas balas sólo deberían utilizarse contra una persona concreta que participe en actos de violencia y sólo cuando otras medidas menos extremas sean insuficientes.

Muchos de los testimonios recogidos por Amnistía Internacional denunciaron la presencia de agentes de policía que intervinieron para controlar las protestas en vehículos privados sin matrícula o que se negaron a mostrar una identificación cuando fueron cuestionados por los manifestantes. Muchos relatos también señalan la presencia de funcionarios gubernamentales vestidos de civil que presuntamente atacaron a los manifestantes con piedras y palizas.

Muchas de las víctimas entrevistadas por Amnistía Internacional que sufrieron lesiones físicas informaron haber encontrado resistencia e incluso negación de atención médica en más de un hospital público de la provincia. Como se establece en los Principios Básicos de la ONU sobre el Uso de la Fuerza y ​​de Armas de Fuego, las autoridades tienen la obligación de proporcionar asistencia y servicios médicos a los heridos lo antes posible.

Detenciones arbitrarias, procesamiento penal e ilegal

Amnistía Internacional también escuchó numerosos relatos de personas arrestadas simplemente por participar en las manifestaciones, lo que constituyó detención arbitraria.

Por ejemplo, durante las protestas en San Salvador de Jujuy el 20 de junio, más de 70 personas fueron encarceladas. Sin embargo, según información de la Fiscalía, sólo «dos o tres» de ellos fueron investigados por presuntos actos de violencia cometidos durante las manifestaciones, mientras que el resto quedó en libertad sin cargos.

De manera similar, durante las protestas masivas en la ciudad de Purmamarka el 17 de junio, muchas personas fueron detenidas por la policía sin ningún motivo, incluido un joven de 17 años que fue llevado a un centro de detención a pesar de haber dejado claro a las autoridades que era menor de edad. Una mujer que también fue detenida arbitrariamente en Purmamarka denunció que la obligaron a desnudarse delante de un grupo de policías varones.

Además, se utilizó ampliamente el código penal provincial para intimidar y castigar injustamente a los manifestantes. El uso de este instrumento, que regula los delitos menores y es implementado por el Ministerio de Seguridad provincial, sirvió como una forma más de criminalización de la protesta de Jujuy. Varias personas entrevistadas informaron haber recibido avisos de presuntas violaciones en sus hogares o en las calles simplemente por participar pacíficamente en una manifestación o proporcionar comida o bebida a los manifestantes. Estos casos de infracción son iniciados y procesados ​​por funcionarios del Ministerio de Seguridad, a menudo en ausencia del acusado, aunque pueden dar lugar a multas importantes o incluso prisión. En muchos casos está documentado que la misma persona también es procesada por los mismos hechos, lo que mina la garantía de la prohibición de la doble incriminación.

El pueblo de Jujuy tiene derecho de reunión pacífica y libertad de expresión, así como derecho a ser informado y participar en las medidas que afecten sus derechos.

Mariela Belsky, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina

Al mismo tiempo, según información proporcionada por el Ministerio de Seguridad, 180 policías resultaron heridos durante las protestas en Jujuy y estos casos están siendo investigados actualmente por las autoridades. Sin embargo, hay una falta de proactividad por parte de las autoridades a la hora de investigar posibles abusos por parte de las fuerzas de seguridad durante las manifestaciones. En este sentido, la evidencia aquí presentada muestra que las víctimas tienen miedo de presentar denuncias, por miedo a ser procesadas por su participación en las protestas.

«Es inaceptable que, en ejercicio de su derecho legal a impugnar la falta de consulta previa de las autoridades sobre un instrumento tan fundamental como la constitución provincial, las comunidades indígenas hayan sido sometidas a violencia, abusos y detenciones arbitrarias.» En sus testimonios, jóvenes, mujeres y líderes indígenas hablaron sobre la importancia de la gestión de los recursos naturales en su visión cósmica y sus medios de vida, y cómo su exclusión del derecho a participar en las reformas que se les imponen los ha llevado a salir a las calles en protestar para hacer oír sus voces. Estas personas están luchando por sus vidas en un contexto de absoluta exclusión y las autoridades deben respetar su derecho a la libertad de expresión y de reunión pacífica”, afirmó Mariela Belsky, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina.

«El pueblo de Jujuy tiene derecho a la libertad de reunión pacífica y de expresión, así como el derecho a ser informado y participar en las medidas que afecten sus derechos. Las autoridades provinciales deben garantizar estos derechos e investigar de manera pronta, exhaustiva, independiente e imparcial todas las violaciones de derechos humanos cometidas en el contexto de las protestas.

Información adicional: El contexto de las protestas en Jujuy

El 16 de junio de 2023, la Convención Constituyente de Huzhui aprobó una reforma parcial de la constitución provincial sin participación social y sin el consentimiento previo, libre e informado de los pueblos indígenas.

Después de la reforma, estallaron protestas en toda la provincia de Huzhui, y la represión policial en varias partes de la provincia dio lugar a numerosas violaciones de derechos humanos.

Algunos de los temas que causan preocupación entre la población son:

  • Limitaciones de las formas de exhibición pública
  • Cuestiones ambientales, incluidas las regulaciones hídricas y la exploración o explotación ambiental.
  • Ejercer la consulta, participación y apropiación territorial de los pueblos indígenas.

Puede interesarte

Denunciaron los crímenes de la dictadura en Argentina y luego se lo contaron al mundo

Es junio de 1978 y la Copa Mundial de la FIFA, organizada por Argentina, acaba …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *