En Quito y Harare, consejos y advertencias de dolarización para Argentina

QUITO/HARARE/BUENOS AIRES, 23 nov (Reuters) – Desde Harare, la capital de Zimbabwe, hasta Quito, en Ecuador, los billetes verdes que circulan por las calles y en las tiendas con imágenes de presidentes de Estados Unidos reflejan una gran elección que se ha hecho: la elección del dólar frente a la moneda local. para garantizar la estabilidad económica.

Los dos países ofrecen una lección -y advertencias- para Argentina, la última nación del mundo en jugar con la idea de abandonar una subasta interna en favor del dólar, una promesa de campaña del presidente electo Javier Millay.

La dolarización, o una vinculación parcial al dólar, generalmente se activa como último recurso para controlar la hiperinflación y la pérdida de confianza en la moneda local, como fue el caso en la década de 1990 con Ecuador y El Salvador, asolados por la crisis. El Salvador después de la guerra civil.

En Argentina, el autodenominado anarcocapitalista Millay, elegido el domingo para el puesto más alto del país, ve la dolarización como una forma de reducir la inflación que se acerca al 150 por ciento, que ha empujado a cuatro de cada diez personas a la pobreza.

Zimbabwe abandonó su moneda en 2009 para combatir la hiperinflación y optó por un sistema multimoneda basado en el dólar estadounidense. El gobierno reintrodujo la moneda local en 2019, pero rápidamente perdió valor. La mayoría de las transacciones se realizan actualmente en dólares.

La historia de la dolarización en Zimbabwe está llena de advertencias y promesas. Muchas personas vieron cómo sus ahorros se esfumaban cuando se adoptó el dólar en 2009.

«Nos despertamos y ya no había nada en la cuenta», dijo a Reuters el banquero Bongiwe Mudau. “Eso incluía mi seguro médico y de vida. Todo desapareció en tan solo un día. La dolarización destruyó todo lo que había ahorrado”.

Sin embargo, esta mujer de 47 años, madre de tres hijos, dijo que, en última instancia, la dolarización ha traído estabilidad de precios. Desde 2008, cuando los precios se duplicaban casi todos los días (una de las mayores hiperinflaciones jamás registradas), los precios cayeron un 7,7 por ciento en 2009, según el Fondo Monetario Internacional.

“Por primera vez en años, pude hacer un presupuesto con el claro entendimiento de que los precios no cambiarían. Teníamos una apariencia de orden en la economía”, dijo Mudau.

Zimbabwe planea permanecer dolarizado hasta 2030, lo que traerá estabilidad a los mercados… y a las calles.

Moses Mhlanga, de 50 años, un vendedor ambulante de dulces y bocadillos en Harare, dijo que encontrar dólares había sido difícil para algunos trabajadores informales, aunque estaba mejorando.

“Para algunos de nosotros no había ninguna fuente de dólares estadounidenses. Tuvimos que buscarlos. Fue dificil. Ahora las cosas están empezando a cambiar porque estamos acostumbrados a la moneda y la podemos encontrar en todas partes», afirma este padre de cinco hijos.

Sin embargo, hay escasez de billetes pequeños, algo que no es infrecuente en economías que favorecen al dólar, ya que los billetes pequeños son caros de transportar. Esto significa cierta pérdida de ingresos.

“Esto dificulta las transacciones, especialmente en las calles. Estamos perdiendo clientes porque no hay cambios”, afirmó Mhlanga.

«Realmente extraño este momento»

La propia Argentina impuso una vinculación de 1 a 1 peso-dólar durante la mayor parte de la década de 1990, con una junta monetaria y convertibilidad. Esto rápidamente redujo la alta inflación, pero el experimento finalmente fracasó ya que los desequilibrios económicos hicieron que la vinculación fuera insostenible.

A medida que la economía se hundía, el gobierno entró en pánico e impuso lo que se conocía localmente como el «coralito», impidiendo que la gente accediera a los ahorros o convirtiendo por la fuerza los depósitos en dólares en pesos, lo que provocó semanas de disturbios en 2001-2002, una inestabilidad política y la peor situación económica. en la crisis del país en la historia reciente.

Esta experiencia ha dejado a los argentinos desconfiados del peso y del sistema bancario local. Los ahorradores escondieron cientos de miles de millones de dólares fuera del país o debajo del colchón.

Sin embargo, esta última década de baja inflación está empezando a parecer más atractiva nuevamente a medida que los precios se aceleran, un factor que ayudó a Milei a ganar.

«Vengo de una época donde vi la convertibilidad. Para mí fueron 10 años de paz económica que nos permitieron planificar, desarrollar, trabajar», dijo Néstor Cherneaz, bonaerense de 57 años.

«Puedes ahorrar y comprar un apartamento. Realmente extraño ese momento”.

Desde que fue elegido, Maile ha restado importancia a su capacidad para dolarizar rápidamente, citando la falta de divisas, las altas tasas de pobreza y un profundo déficit fiscal. También tiene una posición débil en el Congreso, un obstáculo para aprobar leyes.

Gráfico de Reuters Gráfico de Reuters

«LA MEJOR SOLUCIÓN PARA NOSOTROS»

Sin embargo, tal vez el intento de Ecuador de controlar la inflación pueda servir como el mejor modelo para Argentina.

En los cinco años anteriores a la dolarización en 2000, la medida mensual de inflación anual promediaba el 33% en Ecuador. Después de la dolarización, cayó rápidamente. La inflación anual promedio mensual de los últimos 10 años es del 1,54%.

«Fue la mejor decisión para nosotros en un momento en que Ecuador estaba en mal estado económico», dijo Wilson Andrade, jubilado de 72 años, en las calles de Quito.

«Con nuestra moneda local no podíamos comprar nada, era muy caro adquirir cosas, entonces la dolarización… permitió que la gente tuviera más seguridad en sus compras».

Por supuesto, existen desventajas. La dolarización limita la capacidad de un país para controlar su propia política monetaria. La devaluación, que puede utilizarse para controlar los desequilibrios comerciales, es imposible bajo la dolarización.

Con una economía cinco veces mayor que la de Ecuador y una dependencia de las exportaciones de soja, maíz y trigo que se vuelven más competitivas por el peso más débil, el truco puede resultar más difícil de lograr en Argentina.

Pero el dólar ofrece una estabilidad muy necesaria.

Juan Carlos Villota, un mecánico de 37 años, dijo que una serie de devaluaciones a fines de la década de 1990 provocaron la emigración y causaron mucho dolor a las familias ecuatorianas. Apoyó la dolarización como una forma de controlar la inestabilidad económica.

«La verdad es que fue un buen proceso para lograr la estabilidad económica», afirmó.

No todos los argentinos están convencidos. De 125 empresarios argentinos encuestados por Reuters el mes pasado, sólo dos apoyaron la dolarización total. Dos tercios apoyaron un sistema dual peso-dólar.

En las calles de Buenos Aires, al abogado Guido Puig, de 36 años, no le gusta la pérdida de autonomía que implicaría adoptar la moneda de otro país.

«Ya tuvimos esa experiencia aquí y fue desastrosa para nosotros en el contexto internacional de los años 90», afirmó. «Creo que la dolarización no es buena.

Información de Tito Correa en Quito, Nyasha Chingono en Harare y Miguel Lo Bianco en Buenos Aires; escritos y reportajes adicionales de Rodrigo Campos en Nueva York; edición de Adam Jourdan, Karen Strohecker y Rosalba O’Brien

Nuestros estándares: Los principios de confianza de Thomson Reuters.

Adquisición de derechos de licencia.abre una nueva pestaña

Puede interesarte

¿Cuánto cuestan las entradas para ver a Lionel Messi jugar en el Inter Miami vs El Salvador?

La pretemporada del Inter Miami de cara a la campaña de la MLS 2024 ya …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *