Expertos de la ONU acusan al gobierno de Nicaragua de abusos ‘equivalentes a crímenes de lesa humanidad’

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Un panel de expertos en derechos humanos respaldados por la ONU acusó el jueves Nicaragua al gobierno de Estados Unidos de violaciones sistemáticas de los derechos humanos «que equivalen a crímenes contra la humanidad», incriminando a varios funcionarios de alto rango del gobierno de presidente daniel ortega.

Las afirmaciones, negadas con vehemencia por el gobierno de Nicaragua, surgen tras una investigación sobre la creciente represión del país contra la disidencia política. El gobierno de Ortega ha estado reprimiendo a sus opositores durante años, pero llegó a un punto de inflexión con protestas masivas antigubernamentales en 2018 que llevaron a una brutal represión por parte de las autoridades.

El año pasado, la represión se extendió a grandes sectores de la sociedad con el objetivo de «inhabilitar cualquier forma de oposición a largo plazo», según el panel independiente de expertos de la ONU que investiga el asunto desde marzo de 2022.

Los expertos no hablan en nombre de la organización mundial, sino que trabajan bajo el mandato del Consejo de Derechos Humanos.

«El gobierno de Nicaragua continúa cometiendo graves violaciones sistemáticas de los derechos humanos, equivalentes a crímenes contra la humanidad, por razones políticas», dijo el grupo en un comunicado.

Ian Simon, un experto que dirigió la investigación, dijo en una conferencia de prensa el jueves en Ginebra que la represión del gobierno de Nicaragua apuntaba a «todas las formas de oposición, ya sea real o percibida, tanto internamente como en el extranjero».

El Estado ha atacado a civiles, incluidos estudiantes, indígenas y negros nicaragüenses, y miembros de la iglesia catolica. Los niños y sus familiares ya son objeto de ataques simplemente porque están asociados con personas que alzan la voz contra el gobierno.

El gobierno de Ortega ha dicho repetidamente que las manifestaciones masivas contra él en 2018 fueron un intento fallido de golpe de estado orquestado por Estados Unidos y, por lo general, ha defendido cualquier ofensiva como una represión contra los complots antigubernamentales.

El gobierno respondió al informe el jueves, diciendo que fue «manipulado» por un grupo de fuerzas imperialistas pagadas para «distorsionar la realidad en nuestro país».

«No aceptaremos a estos autoproclamados expertos en derechos humanos», dijo en un vídeo la fiscal general Wendy Morales, acusándolos de parcialidad y de basar sus conclusiones en criterios «poco realistas e irracionales».

El informe de derechos humanos, que surgió después de cientos de entrevistas, implicaba a varios funcionarios de alto rango en una represión que ha consolidado firmemente el poder en manos de Ortega y su vicepresidenta, Rosario Murillo.

El informe decía que Gustavo Porras, presidente de la Asamblea Nacional del país, estaba impulsando una legislación para aliviar la represión. Dijo que Marvin Aguilar García, el presidente de la Corte Suprema, recibió órdenes directas del gobierno de Ortega y ordenó a los jueces de niveles inferiores obedecer. Mientras tanto, la oficina de la Fiscal General Ana Julia Guido Ochoa está fabricando pruebas contra opositores reales o supuestos, según el informe.

Los expertos también citaron a altos funcionarios del Ministerio del Interior del país, el regulador estatal de migración y el regulador de ONG.

Yader Morasan, un ex funcionario judicial nicaragüense en el exilio, acogió con satisfacción el informe y dijo que podría ayudar a luchar contra la impunidad en Nicaragua.

«Este informe presenta un trabajo bien documentado que por primera vez identifica a los principales perpetradores de abusos y crímenes de lesa humanidad» y «revela la estructura y cadena de mando de la represión por parte de las instituciones estatales», afirmó Morazán.

En diciembre, la policía acusó al director del certamen Miss Nicaragua de un La historia de la reina de belleza., diciendo que manipuló la competencia contra reinas de belleza progubernamentales. En febrero, el gobierno cerrar otra ronda de grupos socialesincluida la organización Scout del país y el Club Rotario.

El informe dijo que la represión se extendió más allá de las fronteras de Nicaragua a cientos de miles de personas que huyeron de la represión gubernamental y aterrizaron en gran medida en Estados Unidos y Costa Rica. Cientos de nicaragüenses han sido privado de ciudadanía y siendo apátridasin acceso a los derechos fundamentales.

El informe de la ONU pide al gobierno de Ortega que libere «arbitrariamente» a los nicaragüenses detenidos e insta a los líderes mundiales a ampliar las sanciones contra «individuos e instituciones implicadas en abusos de derechos humanos».

El periodista de Associated Press Jamie Keaton contribuyó desde Ginebra.

Puede interesarte

Expertos informan al Consejo de la ONU sobre ‘violaciones sistémicas de derechos humanos’ en Nicaragua

Daniel Ortega | Foto: AFP Impulsados ​​por el deseo de silenciar las voces críticas, el …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *