Javier Millay, con una motosierra y un billete de un dólar, provoca el enfado de los votantes argentinos

LA PLATA, Argentina, 15 sep (Reuters) – Agitando una motosierra sobre su cabeza en la ciudad argentina de La Plata esta semana, el candidato presidencial radical Javier Millay enfureció a miles de partidarios enojados por la inflación del 124 por ciento y la dolorosa crisis del costo de vida.

El economista y comentarista de televisión entró en la política hace sólo dos años, pero ya ha sacudido el panorama político de la nación sudamericana al quedar victorioso en las primarias abiertas de agosto. Con el impulso a sus espaldas, se le considera el candidato que ganará las elecciones de octubre.

Sus diatribas airadas, teatrales y a veces llenas de malas palabras contra la elite política tradicional encendieron a los votantes enojados por años de inestabilidad y declive económico, agravados más recientemente por costos disparados, una moneda en caída y una pobreza que ahora afecta al 40 por ciento del país.

«Necesitamos un gran cambio. Tenemos que sacar a toda la gente que dejó este país destruido», dijo Rosalía García, de 51 años, contadora pública en el mitin de Milei en La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires. Detrás de ella había un cartel que decía «Miley, la única solución».

Entre la multitud, Millay sostenía en alto un enorme billete de 100 dólares con su cara, en referencia a su promesa de dolarizar la economía, un plan criticado por los economistas como poco realista pero que se ganó a algunos votantes cansados ​​de vigilar el valor de sus pesos. evaporar todo.

También prometió «dinamizar» el impopular banco central, derrocar la «casta» política, reducir el tamaño del gobierno, endurecerse contra el crimen y oponerse a lo que llamó un comportamiento «despertado». Se opone al aborto y apoya la ampliación del derecho a portar armas.

«La casta política tiene miedo», clamó en La Plata.

Milei se enfrenta a la ex ministra de seguridad conservadora Patricia Bulrich y al jefe de economía peronista en el poder, Sergio Massa, quienes buscan ganar terreno en populares recortes de impuestos para los trabajadores antes de la votación del 22 de octubre.

Un candidato necesita el 45% de los votos -o más del 40% por una ventaja de diez puntos- para ganar directamente en octubre. De lo contrario, los dos primeros irán a una segunda vuelta en noviembre. Millay recibió poco menos del 30% en las primarias de agosto, justo por delante de Bullrich y Massa.

Si bien el estilo agresivo de Milei desanimó a algunos votantes, su energía frenética atrajo a otros. Las encuestas de opinión muestran que es probable que salga victorioso en octubre, aunque la confianza en las predicciones es baja después de que no lograron predecir las elecciones primarias.

«Estoy cansado de las mismas viejas caras, los mismos viejos gobernantes», dijo Eduardo Murcio, un conductor de Cabify en Buenos Aires, criticando los crecientes niveles de deuda e inflación.

«Esta Argentina me duele. Esta es una Argentina que ya no funciona. Tengo 40 años y siempre es la misma historia».

Milei también atrae a las generaciones más jóvenes que no ven muchas razones para ser optimistas en el clima actual.

Sebastián Pedroso, de 21 años, estudiante de economía y finanzas en la capital, dijo que le gustaban los planes libertarios de Milei de liberalizar los mercados laborales y dolarizar, diciendo que ofrecían más «estabilidad» en un país donde muchos ya están buscando ahorrar en dólares.

«Esto nos permitirá a todos los jóvenes, y creo que también a los adultos, empezar a mirar un poco más hacia el futuro», afirmó.

De vuelta en La Plata, el estudiante de secundaria Román López, de 16 años, que votará por primera vez este año, dijo que antes no estaba interesado en la política, pero que la energía de Millay lo atrajo.

“No sentí que todos los presidentes que iban y venían hicieran nada. El que veo tiene empuje, tiene este deseo de hacer algo y cambiar el país».

Información de Horacio Soria y John Bustamante; Escrito por Lucila Segal; Edición de Eliana Rashevski y Rosalba O’Brien

Nuestros estándares: Los principios de confianza de Thomson Reuters.

Adquisición de derechos de licencia.abre una nueva pestaña

Puede interesarte

Denunciaron los crímenes de la dictadura en Argentina y luego se lo contaron al mundo

Es junio de 1978 y la Copa Mundial de la FIFA, organizada por Argentina, acaba …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *