La irracional decisión de Donald Trump de retirar a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico

El Acuerdo Transpacífico (TPP) es un acuerdo comercial propuesto previamente entre 12 países que tenía como objetivo fortalecer las relaciones económicas entre esos países mediante la eliminación de aranceles y la promoción del libre comercio. Los doce países que firmaron la propuesta TPP el 4 de febrero de 2016 son Canadá, Japón, Australia, México, Vietnam, Singapur, Brunei, Malasia, Nueva Zelanda, Chile, Estados Unidos y Perú. La orden ejecutiva de Donald Trump de retirar a Estados Unidos del TPP el 23 de enero de 2107 fue un grave error. Trump sacó a EE. UU. del TPP con el objetivo de mejorar el crecimiento del empleo en EE. UU. y reactivar la industria manufacturera en crisis. Él cree que el TPP es malo para los trabajadores estadounidenses y las industrias manufactureras porque una gran cantidad de empleos estadounidenses se exportarán a países con salarios bajos. Muchas empresas estadounidenses subcontratan trabajos a otros países para capitalizar costos operativos y laborales más baratos. Si bien la decisión de Trump favorece el crecimiento del empleo en los EE. UU., será más perjudicial a largo plazo, ya que será difícil para los EE. UU. mantener su influencia y liderazgo en los asuntos políticos y económicos internacionales. Además, China puede aprovechar la salida de Estados Unidos del TPP y convertirse en un país dominante en la economía mundial. Por tanto, la decisión de Trump será más dañina que beneficiosa para la economía estadounidense.

Al abandonar el TPP, EE. UU. está perdiendo una gran oportunidad de expandir sus mercados, eliminar aranceles e impulsar las exportaciones. El TPP sería el acuerdo de libre comercio más grande de la historia, ya que los países involucrados controlan un producto interno bruto (PIB) anual de alrededor de $ 28 billones, lo que representa aproximadamente el 40 por ciento del PIB mundial y un tercio del comercio mundial. La implementación del TPP mejoraría enormemente las relaciones comerciales internacionales entre los países originalmente involucrados, mucho más beneficioso para EE. UU. que el plan de Trump para aumentar la seguridad laboral en el país. Afortunadamente para EE. UU., no hubo sanciones inmediatas sobre los flujos comerciales internacionales por su decisión de retirarse del TPP, ya que aún mantiene acuerdos de libre comercio vigentes con seis países del TPP (México, Chile, Singapur, Australia, Canadá y Perú). . Sin embargo, la decisión de Trump pondrá a EE. UU. en riesgo de sufrir un desastre económico y político en un futuro próximo.

Como resultado de la decisión de Trump, a China se le dio una gran oportunidad de superar a los EE. UU. y convertirse en el país dominante en la economía comercial mundial. El presidente chino, Xi Jinping, planea aprovechar la tonta decisión de Trump para mejorar las relaciones de China con varios otros países involucrados en el TPP. China tiene la intención de negociar un nuevo acuerdo de libre comercio con varios de los países originales involucrados en el TPP y los países asiáticos vecinos. El nuevo acuerdo de libre comercio propuesto se denomina Asociación Económica Integral Regional (RCEP), e incluiría a 16 países de Asia-Pacífico. Al igual que el TPP, la RCEP tiene como objetivo promover el libre comercio mediante la eliminación de aranceles y el fortalecimiento de las relaciones económicas entre los países involucrados. Si RCEP se implementa con éxito, China estará en una posición igualmente fuerte para establecer pautas

Muchos países de Asia-Pacífico invirtieron un enorme capital político en un acuerdo comercial liderado por Estados Unidos que fracasó. Por lo tanto, dado que EE. UU. no se adhirió al TPP, su reputación y credibilidad se ven significativamente socavadas. Esto sería un desastre para la economía estadounidense, ya que perdería gran parte de su influencia en la región de Asia y el Pacífico. Muchos países de Asia y América Latina ya consideran que China es un país superior y más confiable en la economía comercial mundial que los EE. UU. Estos países prefieren negociar acuerdos comerciales con China porque les resulta difícil confiar en EE.UU. el país dominante en la economía comercial mundial, no China. Trump está llevando a EE. UU. al fracaso, porque debería haberse dado cuenta antes de que sus decisiones tendrán consecuencias devastadoras para la economía de EE. UU. EE. UU. debería haber aprovechado la oportunidad para reclamar una posición de autoridad y establecer los puntos de referencia para la economía mundial en lugar de entregársela a China. En el futuro, será difícil para EE. UU. negociar condiciones comerciales favorables y acceder a la cadena de suministro asiática, ya que se establecerán sólidas relaciones económicas entre China y la mayoría de los países de Asia-Pacífico.

Puede interesarte

Expertos informan al Consejo de la ONU sobre ‘violaciones sistémicas de derechos humanos’ en Nicaragua

Daniel Ortega | Foto: AFP Impulsados ​​por el deseo de silenciar las voces críticas, el …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *