La transición a la energía limpia podría beneficiarse del giro a la derecha de Chile

La política chilena volvió a la derecha a favor del libre mercado este mes, con votantes que eligieron a los conservadores para dominar la asamblea que redactará la primera nueva constitución del país desde 1980. Hay mucho en juego en la sacudida hacia la derecha de Chile para todo, desde la economía hasta el crimen y el aborto. derechos. Las oscilaciones del péndulo político también tendrán grandes implicaciones para la transición global a la energía limpia dado el papel de Chile como proveedor dominante de litio, un componente crucial de las baterías para vehículos eléctricos y sistemas de almacenamiento de energía renovable.

A fines de abril, el gobierno izquierdista de Chile dio a conocer una nueva estrategia de litio, destinada a afirmar un mayor control estatal sobre la industria, así como a aumentar la sostenibilidad de la producción. La medida llega en un momento en que los gobiernos y las empresas de todo el mundo buscan asegurar sus cadenas de suministro de litio y expandir la producción. Con las reservas de litio económicamente recuperables más grandes del mundo, Chile juega un papel importante en la transición global de energía limpia. Sin embargo, la nueva estrategia corre el riesgo de fracasar y convertirse en un obstáculo para la rápida expansión del suministro de litio necesario para la transición energética. Por lo tanto, el cambio político reciente brinda la oportunidad de recalibrar la estrategia para garantizar que Chile pueda atraer la inversión privada necesaria para aumentar la extracción de litio a la escala y la velocidad que requiere la transición de energía limpia.

Si bien el enfoque del gobierno chileno en la sustentabilidad es loable, la estrategia es una propuesta de política confusa que carece de los objetivos, el cronograma y la asignación de recursos necesarios para respaldar la rápida expansión del suministro de litio a un ritmo consistente con tratar de descarbonizar el sistema energético mundial para mediados de siglo. .

En su forma actual, la estrategia corre el riesgo de asfixiar a la industria. Los inversionistas prefieren la previsibilidad, pero la nueva estrategia se basa en gran medida en innovaciones no definidas y carece de detalles claros de implementación, lo que exacerba la incertidumbre y dificulta que los inversionistas tomen decisiones informadas sobre el potencial de la industria del litio en Chile.

Para aumentar la producción, la estrategia propone que el gobierno invite a nuevos jugadores y negocie con las dos empresas que actualmente producen litio en el salar de Atacama para extender sus contratos de operación a cambio del control estatal. Sin embargo, en su esfuerzo por atraer nuevos jugadores, la estrategia se equivoca en varias cosas.

En primer lugar, carece de claridad. En nombre de la sostenibilidad, por ejemplo, se prohibirán las operaciones de extracción de litio en el 30 por ciento del área de salinas del país. Proteger los ecosistemas vulnerables es un objetivo encomiable, pero falta un proceso claro y predecible con una metodología bien definida para decidir qué áreas están abiertas a la explotación. Eso corre el riesgo de demoras prolongadas y politizadas.

La ausencia de definiciones básicas también es evidente en otras áreas críticas para los inversionistas, específicamente las relacionadas con el control estatal. En algunas áreas de lo que el documento de estrategia llama «valor estratégico», se invitará a invertir a empresas privadas, pero con control estatal. En otros, el control estatal no será un requisito. Sin embargo, la estrategia no dice dónde están esas áreas de valor estratégico.

Para agregar aún más complejidad, en algunos casos, la invitación a nuevos jugadores para explorar y eventualmente producir será hecha directamente por el gobierno, ofreciendo contratos especiales de operación de litio. En otros, dos empresas mineras estatales, Codelco y Enami, tienen la tarea de invitar a nuevas empresas a unirse a ellas en el desarrollo de proyectos de litio. Dado que estas empresas estatales enfrentan desafíos financieros, operativos y técnicos, esto podría muy bien reducir la eficiencia de las empresas conjuntas resultantes.

Sin duda, los nuevos planes de políticas gubernamentales a menudo se formulan en términos generales, con detalles de implementación elaborados a lo largo del tiempo. Pero el nuevo plan de litio de Chile carece incluso de definiciones y explicaciones básicas que brindarían más claridad a la industria. Antes de que se complete este proceso, es imposible atraer nuevos jugadores y expandir la producción.

El segundo problema es la ambición de la estrategia de impulsar el control estatal. El Estado tiene el derecho, si no la responsabilidad, de extraer rentas económicas de los recursos de Chile. Pero controlar las operaciones de litio no es la mejor manera de maximizar el valor para el estado. El historial de las empresas estatales en Chile es mixto, en el mejor de los casos. Para empeorar las cosas, como ha declarado el propio gobierno, el Estado chileno no tiene ni la experiencia ni las capacidades para operar operaciones de litio. La curva de aprendizaje corre el riesgo de ser lenta y costosa, lo que perjudica la capacidad del país para aumentar la oferta de manera rentable y sostenible, lo cual es un requisito para generar valor.

La estrategia también establece que las empresas que invierten en exploración serían simplemente «la opción preferida» para luego recibir un contrato de producción. Invertir en exploración requiere mucho capital y riesgo, pero la recompensa es el valor de producir el recurso si una empresa encuentra el depósito correcto. Para evitar desalentar la inversión en exploración, Chile debe otorgar a las empresas que realizan tales inversiones el derecho a desarrollar el recurso.

Para proteger el medio ambiente, que es un objetivo crucial, la estrategia yerra al impulsar tecnologías específicas, como un conjunto de métodos conocidos como extracción directa de litio. Estas tecnologías altamente especializadas prometen minimizar los impactos ambientales, pero también tienen deficiencias. En lugar de presionar por tecnologías específicas, el estado debe centrarse en los resultados, exigiendo estándares cada vez más estrictos para evitar, minimizar y restaurar los impactos ambientales y mejorar el rendimiento de la extracción.

Finalmente, una de las ambiciones de la estrategia es exigir que los proyectos en nuevos salares compartan más beneficios económicos con el estado y las comunidades locales que los que aportan los jugadores existentes en Atacama. Esta aspiración no tiene en cuenta que el Salar de Atacama tiene la mayor concentración de litio del mundo, además de mucha infraestructura existente. En las nuevas áreas, es importante permitir flexibilidad en lo que respecta a la distribución justa de beneficios, respetando al mismo tiempo el consentimiento informado libre y previo al tratar con las comunidades locales.

Si estos problemas no se resuelven adecuadamente, Chile corre el riesgo de disuadir la inversión del sector privado, atrayendo solo inversionistas con un alto apetito por el riesgo y el respaldo político para presionar al estado chileno, como las grandes empresas chinas.

La estrategia hace un buen trabajo al darse cuenta de la necesidad de negociar la extensión del contrato con SQM, una de las dos empresas que actualmente extraen litio en Chile, que vence en 2030. El contrato con Albemarle, el otro productor, vence en 2043, y renegociarlo ahora no parece ser una prioridad.

La estrategia propone que Codelco, la cuprífera estatal, negocie con SQM para obtener una participación de control para el estado en las operaciones de Atacama de la empresa. Aunque los detalles de la negociación con SQM no están claros, podría resultar en un win-win. SQM podría obtener una extensión en el plazo del contrato y potencialmente un aumento en su cuota de producción. Esas nuevas condiciones le darían a SQM incentivos para invertir, que no tiene bajo su contrato actual. A cambio, el estado podría obtener una mayor participación, probablemente más del 50 por ciento, del valor creado y exigir estándares ambientales más estrictos. También podría modificar el contrato para que todos los activos necesarios para operar el negocio sin interrupciones se transfieran al estado al final del contrato prorrogado.

Sin embargo, para asegurarse de que se alcance un resultado razonable, la intención de obtener el control estatal debe traducirse en una estructura de gobierno que asegure que la corporación resultante funcione de manera profesional, aprovechando las capacidades comerciales que SQM ha construido y minimizando los riesgos de intromisión política.

Aunque el presidente chileno, Gabriel Boric, había hecho una promesa electoral de crear una empresa estatal de litio, se requieren muchas cosas que el gobierno chileno no tiene, incluida la experiencia técnica, comercial y operativa; recursos financieros para asumir riesgos; y un arreglo institucional adecuado para dirigir una empresa profesional.

Su creación también requeriría una ley especial, cuya aprobación requiere una mayoría calificada de cuatro séptimos en el parlamento chileno, donde el actual gobierno no tiene mayoría simple. La oposición ha manifestado públicamente que no apoya la creación de esa empresa, por lo que parece poco probable que se apruebe una ley de este tipo en el corto plazo. La falta de consulta con las comunidades locales también significa que la estrategia tiene poco apoyo del público. A pesar de estos problemas, el gobierno decidió enviar el proyecto de ley al parlamento. Eso parece más un esfuerzo por complacer a los críticos de la extrema izquierda, que quieren que el estado chileno sea dueño del 100 por ciento de la industria del litio, en lugar de un esfuerzo real para desarrollar una compañía estatal de litio.

Si bien la nueva estrategia de litio de Chile puede tener objetivos legítimos y podría conducir a negociaciones exitosas con SQM, no brinda claridad ni los incentivos adecuados para atraer a los muchos nuevos actores necesarios para escalar la producción de litio a la velocidad que requiere la transición de energía limpia. Deja demasiadas áreas abiertas a la interpretación y la interferencia política. De hecho, la reforma puede tener la consecuencia no deseada de aumentar el papel de China en la industria del litio de Chile. La estrategia corre el riesgo de llevar a los inversores privados no chinos, con menor apetito por el riesgo que las empresas chinas y menos dispuestos a presionar al gobierno cuando sea necesario, a otros lugares, como Argentina o Australia. Los cambios políticos en curso en Chile a medida que la asamblea constituyente asume su trabajo son una oportunidad para que todas las partes se comprometan y colaboren en interés del futuro del país y la transición energética global. El reloj está corriendo.

Puede interesarte

Expertos informan al Consejo de la ONU sobre ‘violaciones sistémicas de derechos humanos’ en Nicaragua

Daniel Ortega | Foto: AFP Impulsados ​​por el deseo de silenciar las voces críticas, el …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *