Las esperanzas de un acuerdo comercial Mercosur-UE se desvanecen nuevamente cuando los líderes se reúnen en Brasil

SAO PAULO (AP) — Los jefes de Estado del bloque comercial sudamericano Mercosur se reunieron el jueves en Río de Janeiro, pero seguramente lo harán. me decepciono una vez mas miembros que esperan finalizar un acuerdo comercial largamente demorado con la Unión Europea.

Las negociaciones con la UE iban a ser el tema principal, y el anfitrión Brasil apuntaba a un final rápido para cerrar un acuerdo. Sin embargo, el gobierno saliente de Argentina, la segunda economía más grande del bloque, ya ha dicho que se opone al acuerdoaunque el presidente electo Javier Millay, que prestará juramento el domingo y es un populista libertario, expresó su apoyo.

Una declaración conjunta del Mercosur y la UE dijo que ambas partes «están involucradas en discusiones constructivas con miras a ultimar las cuestiones pendientes» para llegar a un acuerdo. La redacción sugería que no se iba a llegar a un acuerdo.

«En los últimos meses se han logrado avances significativos», dice el documento. «Ambas partes esperan alcanzar rápidamente un acuerdo que coincida con la naturaleza estratégica de los vínculos que unen a ambas partes y la contribución crucial que pueden ofrecer para abordar los desafíos globales en áreas como el desarrollo sostenible, la reducción de la desigualdad y el multilateralismo».

presidente brasileño Luis Inácio Lula da Silva es un defensor del acuerdo, que ha estado en proceso durante dos décadas. Sus principales socios hasta ahora han sido España, que ostenta la presidencia de la UE, y Alemania.

Paraguay y Uruguay también forman parte del bloque, y la tarde del jueves se formalizó la membresía de Bolivia, que está en proceso de ingreso.

«Mi lema es ‘nunca, nunca te rindas’ porque no hay nada que sea imposible de lograr, ni siquiera este intento de acuerdo con la UE que dura 23 años, pero tenemos que seguir intentándolo», dijo Lula en su apertura. declaración a los demás jefes de Estado.

Un acuerdo comercial entre Mercosur y la UE significaría la integración de un mercado de más de 700 millones de personas, aproximadamente una cuarta parte del producto interno bruto mundial y alrededor de 100 mil millones de dólares en comercio bilateral de bienes y servicios anualmente. También reducirá los aranceles y facilitará el acceso de los exportadores agrícolas al mercado de la UE, así como de los productores europeos a los países del Mercosur.

«Cuando era negociador en 2010, pensábamos que todo terminaría en dos años», dijo a The Associated Press Velber Barral, que representaba a Brasil en ese momento. La reunión de Río fue otra oportunidad perdida, afirmó. «Este retraso es muy malo para todos. Si este acuerdo fracasa, podría haber un juego de culpas que no ayudará a nadie”.

Los dos bloques alcanzaron un acuerdo básico en 2019, que se suponía sería el primer paso hacia un consenso total. Pero nunca se implementó en medio de una feroz oposición en ambos lados del Atlántico, incluidas las demandas ambientales en América del Sur y la preocupación en algunos países europeos. especialmente Franciadebido a la afluencia de productos baratos.

Lula dijo que había hablado con la mayoría de los presidentes europeos, así como con muchos de sus negociadores, y que había hecho un llamamiento personal al presidente francés, Emmanuel Macron, «para que dejara de ser tan proteccionista».

Las dudas del actual gobierno argentino, que advirtió que su producción y sus exportaciones agrícolas se verían afectadas negativamente, también detuvieron el avance del acuerdo.

Millay ha criticado duramente al Mercosur en el pasado, pidiendo repetidamente su abolición antes de las elecciones del 19 de noviembre, pero desde entonces se ha abstenido de hacer declaraciones tan duras. De hecho, su nueva administración ha dado señales de que quiere que se cierre el trato.

“No tenemos ninguna objeción; es francamente deseable que eso suceda», dijo la futura ministra de Relaciones Exteriores, Diana Mondino, el 30 de noviembre en una conferencia de la Organización Industrial de Argentina, un grupo comercial de manufactura. «Es mucho mejor tenerlo que no tenerlo».

Mondino dijo entender que hubo objeciones de ciertos sectores. Un portavoz del equipo de transición de Milei rechazó una solicitud de AP para comentar sobre qué modificaciones podrían ser necesarias para asegurar la aprobación de su administración.

El presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, ha expresado su apoyo al acuerdo en el pasado y recientemente ha expresado un cauto optimismo de que se pueden lograr avances.

Sin embargo, es poco probable que el acuerdo se cierre incluso el próximo año después de que Millay asuma el cargo, debido a las próximas elecciones al Parlamento Europeo en junio, dijo Barral, el ex negociador brasileño que ahora trabaja en BMJ, consultoría de relaciones gubernamentales y comercio internacional, con sede en Brasil.

«Incluso si este acuerdo se aprueba hoy, habrá una revisión legal, traducción a todos los idiomas de la UE, aprobación por cada congreso, ratificación, y sólo entonces el acuerdo será válido», dijo Barral. «La visión optimista sería que esto terminaría en cinco años».

Argentina tampoco es el único obstáculo para Sudamérica. Paraguay, que esta semana reemplaza a Brasil en la presidencia rotatoria del Mercosur, parece haber renunciado a sus perspectivas.

El presidente del Paraguay, Santiago Peña. dijo a los medios locales el lunes que algunas naciones europeas estaban exigiendo requisitos ambientales demasiado estrictos.

Lula «hizo un esfuerzo sobrehumano», dijo Peña el lunes en una entrevista con el canal de televisión local GEN. «El problema es que no hay interés por parte de la otra parte.

Señaló que los negociadores europeos no están dispuestos a reconocer las autoridades de cumplimiento en los países del Mercosur y en cambio quieren llevar a cabo sus propias evaluaciones. Eso, dijo Peña, sería una violación de la soberanía y, como tal, una condición que sabotea el progreso potencial.

«Ya estamos mirando en otra dirección», dijo Peña, señalando que los países del Mercosur firmarán un acuerdo de libre comercio con Singapur esta semana, lo que el presidente de Uruguay consideró una señal de que el Mercosur no está «parado» a pesar de su frustración con la UE.

El volumen comercial total entre Mercosur y Singapur alcanzará los 10 mil millones de dólares en 2022. La isla es el segundo mercado de exportación más grande de Brasil en Asia después de China.

«El acuerdo entre Mercosur y Singapur debería dinamizar aún más estos sólidos vínculos económicos», dijeron los líderes del bloque comercial sudamericano en un comunicado.

Mercosur también está buscando acuerdos con Canadá y Corea del Sur, y los analistas dicen que está considerando otro con Indonesia.

Lula se dirigió directamente a Peña en su discurso de apertura.

“Cuando asumas la presidencia, nunca te rindas, hombre. no cedan. Insistan, luchen, hablen”, dijo Lula.

La lucha del Mercosur por alcanzar un consenso en un momento en el que se esperaban avances largamente esperados contradice el hecho de que nunca será una unión económica a la par de la UE, según James Bosworth, fundador de Hxagon, un análisis político con sede en Arlington, Virginia. riesgo centrado en los mercados emergentes.

«La mayoría de los debates son más políticos que económicos, y rara vez los países del grupo se ponen de acuerdo sobre una política de libre comercio», dijo Bosworth a la AP. «La UE tiene pocas razones para creer que puede llegar a un acuerdo con los países del Mercosur que todos puedan apoyar».

Lacal Pou ha criticado al Mercosur en el pasado, diciendo que es demasiado cerrado y advirtió que Uruguay podría proceder con negociaciones unilaterales – a pesar de que eso violaría las reglas del Mercosur. Brasil también está explorando las posibilidades por su cuenta.

«El libre comercio entre los países del Cono Sur tiene sentido, pero las reglas que obligan a los países del Mercosur a negociar como un bloque obstaculizan a cada país de alguna manera», añadió Bosworth.

Los líderes del Mercosur reconocieron en una declaración conjunta que el bloque comercial «todavía enfrenta desafíos comerciales y de integración que no deben ser ignorados».

___

Daniel Politi informó desde Buenos Aires, Argentina.

Puede interesarte

La UE no se ha retirado del acuerdo comercial con América Latina – POLITICO

En otras palabras, Paraguay no se interpondrá en el camino del acuerdo, a pesar de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *