Los atentados con coches bomba y la toma de rehenes en cárceles ponen de relieve la frágil seguridad de Ecuador

QUITO, Ecuador (AP) — La frágil situación de seguridad de Ecuador quedó subrayada el jueves por una serie de atentados con coches bomba y la toma de rehenes de más de 50 agentes del orden en varias prisiones, pocas semanas después de que el país fuera sacudido por el asesinato de un candidato a la presidencia. presidente.

La policía nacional de Ecuador no reportó heridos en las cuatro explosiones en Quito, la capital, y en una provincia fronteriza con Perú, mientras que el ministro del Interior, Juan Zapata, dijo que ninguno de los agentes del orden tomados como rehenes en seis prisiones diferentes resultó herido.

Las autoridades dijeron que las acciones descaradas fueron una respuesta de los grupos criminales a la reubicación de varios prisioneros y otras medidas tomadas por el sistema penitenciario del país. Los crímenes se cometieron tres semanas después del asesinato de candidato presidencial fernando villavicencio.

El sistema penitenciario, conocido como Servicio Penitenciario Nacional, ha perdido en los últimos años el control de las grandes prisiones, que han sido escenario de violentos disturbios que han provocado decenas de muertes. Condujo al traslado de prisioneros para gestionar disputas relacionadas con pandillas.

El recién juramentado presidente Daniel Noboa saluda desde el balcón del palacio presidencial de Carondelet en Quito, Ecuador, el jueves 23 de noviembre de 2023. (Foto AP/Carlos Noriega)

En Quito, la primera bomba explotó el miércoles por la tarde en una zona que anteriormente albergaba una oficina del sistema penitenciario del país. La segunda explosión en la capital se produjo la madrugada del jueves fuera de la ubicación actual de la agencia.

El general de la Policía Nacional de Ecuador, Pablo Ramírez, director nacional de investigaciones antinarcóticos, dijo a los periodistas el jueves que la policía encontró cilindros de gas, combustible, mechas y bloques de dinamita entre los escombros en la escena del crimen en Quito, donde el primer vehículo explotó fue un automóvil pequeño y el el segundo fue una camioneta.

Las autoridades dijeron que se utilizaron tanques de gas en las explosiones en las comunidades de Casacai y Bella India en El Oro.

El departamento de bomberos de la ciudad de Cuenca, sede de una de las cárceles donde los agentes del orden están rehenes, dijo que un artefacto explosivo explotó el jueves por la noche. El departamento no proporcionó más detalles, aparte de que la explosión dañó un automóvil.

Zapata dijo que siete de los rehenes en la prisión eran policías y el resto guardias. En un video compartido en redes sociales, que Zapata identificó como auténtico, un policía que se identificó como el teniente Alonso Quintana pidió a las autoridades «no tomar decisiones que violen los derechos de las personas privadas de libertad». Se le ve rodeado por un grupo de policías y personal penitenciario y dice que los reclusos tienen retenidas a unas 30 personas.

Autoridades ecuatorianas atribuyen al país aumento de la violencia durante los últimos tres años hasta un vacío de poder provocado por el asesinato en 2020 de Jorge Zambrano, alias «Raskina» o «JL», líder de la pandilla local Los Choneros. Los miembros llevan a cabo asesinatos por contrato, dirigen operaciones de extorsión, mueven y venden drogas y administran prisiones.

Los Choneros y grupos similares vinculados a los cárteles mexicanos y colombianos compiten por las rutas del narcotráfico y el control del territorio, incluso dentro de los centros de detención donde al menos 400 reclusos han muerto desde 2021.

Villavicencio, el candidato presidencial, tenía una postura notoriamente dura contra el crimen organizado y la corrupción. Fue asesinado el 9 de agosto al final de un mitin político en Quito, a pesar de contar con seguridad que incluía policías y guardaespaldas.

Acusó a Los Choneros y a su actual líder encarcelado, Adolfo Macías, conocido con el alias «Fito», a quien vinculó con el cartel mexicano de Sinaloa, de amenazarlo a él y a su equipo de campaña días antes del asesinato.

El secretario de Seguridad de Ecuador, Wagner Bravo, dijo a la emisora ​​FMundo que seis presos que fueron trasladados podrían haber estado involucrados en el asesinato de Villavicencio.

El alcalde de Quito, Pablo Muñoz, dijo a la televisora ​​Teleamazonas que esperaba que «la justicia actúe con rapidez, justicia y decisión».

«No nos rendiremos. Que entre la ciudadanía prevalezca la paz, la tranquilidad y la seguridad”, dijo Muñoz.

La policía nacional del país reportó 3.568 muertes violentas en los primeros seis meses de este año, muchas más que las 2.042 reportadas en el mismo período de 2022. Ese año terminó con 4.600 muertes violentas, la más alta de la historia del país y el doble del total de 2021.

La ciudad portuaria de Guayaquil es un epicentro de violencia, pero Esmeraldas, una ciudad costera del Pacífico, también es considerada una de las más peligrosas del país. Allí, seis vehículos gubernamentales fueron incendiados a principios de esta semana, según las autoridades.

Puede interesarte

¿Cuánto cuestan las entradas para ver a Lionel Messi jugar en el Inter Miami vs El Salvador?

La pretemporada del Inter Miami de cara a la campaña de la MLS 2024 ya …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *