Nicaragua concede asilo político al expresidente panameño Ricardo Martinelli

CIUDAD DE PANAMÁ (AP) — Nicaragua le concedió asilo político al ex presidente panameño Ricardo Martinelli días después de que la Corte Suprema de Panamá rechazó su apelación de una condena por lavado de dinero que conllevaba una sentencia de 10 años.

La abogada de Martinelli, Shirley Castañeda, dijo el miércoles a la embajada de Nicaragua que «su asilo político ya le fue concedido». Cuando se le preguntó por qué Martinelli pidió asilo, dijo «porque su vida estaba en peligro».

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua confirmó que había otorgado asilo a Martinelli en un comunicado el miércoles. Dijo que Martinelli buscó asilo basándose en la persecución política y el riesgo inminente para su vida. Llamó al gobierno panameño a permitir su salida inmediata a Nicaragua, a lo que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Panamá reconoció que había recibido asesoramiento de Nicaragua.

Martinelli, un empresario y magnate de los supermercados de 71 años que gobernó Panamá de 2009 a 2014, escribió en una carta publicada y autenticada por su equipo que un procesamiento por motivos políticos lo había obligado a buscar asilo en Nicaragua.

El asilo era necesario para «protegerme de la continua falta de protección legal, de la denegación de justicia y de mi seguridad personal», escribió Martinelli.

También instó a sus seguidores a apoyar a su compañero José Raúl Molino en las elecciones presidenciales del 5 de mayo y dijo que estaría con Molino desde el primer día.

En conferencia de prensa el miércoles por la tarde, Mulino, junto con la esposa de Martinelli, dijeron que Martinelli permanecería en la boleta y que una vez que obtuvieran el cargo, Martinelli regresaría a Panamá.

El viernes, la Corte Suprema rechazó la última apelación de Martinelli contra su condena por lavado de dinero. Con su condena y sentencia confirmadas, Martinelli no podría postularse para presidente.

El sábado, Martinelli realizó un mitin en la capital de Panamá, donde desafiantemente dijo que aún se presentaría a las elecciones del 5 de mayo en el país y negó haber actuado mal. Sin embargo, el lunes, cuando Martinelli habló ante el Congreso, afirmó que el actual presidente Laurentino Cortizo quería encarcelarlo e incluso matarlo y que enfrentaba un arresto inminente.

Luis Eduardo Camacho, portavoz de Martinelli, dijo que Martinelli permanecerá en la embajada de Nicaragua en Panamá hasta que se le conceda un salvoconducto a Nicaragua.

Martinelli fue elegido por su partido en junio pasado como candidato presidencial. Era uno de los ocho candidatos que competían por la presidencia.

El artículo 180 de la constitución del país establece que nadie condenado a cinco años o más por un delito puede ser elegido presidente o vicepresidente.

Martinelli fue condenado en julio pasado por lavado de dinero en un caso que se remonta a 2017 y relacionado con su compra en 2010 de una editorial propietaria de periódicos nacionales.

Los fiscales dijeron que las empresas que obtuvieron lucrativos contratos gubernamentales durante la presidencia de Martinelli canalizaron dinero a una empresa fantasma que luego se utilizó para comprar la editorial. Las transacciones involucraron una compleja serie de transferencias de dinero al extranjero que ascendieron a 43 millones de dólares. La empresa falsa que recogía el dinero se llamaba New Business.

Martinelli fue sentenciado a más de 10 años de prisión y una multa de 19 millones de dólares. Negó haber actuado mal y afirmó ser víctima de persecución política. Un tribunal de apelaciones confirmó la condena en octubre.

Martinelli, un populista que presidió un período de enormes proyectos de infraestructura en el país, incluida la construcción de la primera línea de metro de la capital, es el primer expresidente condenado por un delito en Panamá.

El año pasado, el gobierno de Estados Unidos prohibió a Martinelli y su familia inmediata ingresar al país debido a lo que llamó su participación en corrupción «significativa».

Martinelli no sería el primer expresidente que huye de la ley y de la tierra en Nicaragua. La administración del presidente Daniel Ortega otorgó la ciudadanía al expresidente Mauricio Funes en 2019. Este disfrutaba de asilo político en el país desde 2016 y enfrentaba cargos de enriquecimiento ilícito y abuso en El Salvador.

___

Siga la cobertura de AP sobre América Latina y el Caribe en https://apnews.com/hub/latin-america

Copyright 2024 The Associated Press. Reservados todos los derechos. Este material no puede publicarse, transmitirse, reescribirse ni distribuirse sin permiso.

Puede interesarte

Expertos informan al Consejo de la ONU sobre ‘violaciones sistémicas de derechos humanos’ en Nicaragua

Daniel Ortega | Foto: AFP Impulsados ​​por el deseo de silenciar las voces críticas, el …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *