The Cornell Chronicles el viaje del caricaturista nicaragüense Pedro X. Molina

Como testimonio del poder del arte sobre la adversidad, el caricaturista político nicaragüense Pedro X. Molina continúa su lucha por la libertad de expresión desde Ithaca, Nueva York, a pesar de estar a miles de kilómetros de su tierra natal. Obligado a huir de Nicaragua en 2018 debido a la persecución del gobierno, la resiliencia y el talento de Molina han encontrado un nuevo hogar en la Universidad de Cornell, donde se desempeña como crítico visitante y comparte su historia con una audiencia global.

El viaje de Nicaragua a Nueva York

La decisión de Molina de abandonar Nicaragua estuvo marcada por la necesidad de mantener viva su voz en medio de la agitación política. Con poco más que su portafolio artístico, buscó asilo en los Estados Unidos, finalmente contactó a la Ciudad de Asilo de Ithaca (ICOA) y obtuvo una visa. Este viaje lo llevó a un puesto en Ithaca College antes de transferirse a Cornell en el otoño de 2021, con el apoyo de una beca del Fondo de Protección de Artistas del Instituto de Educación Internacional (IIE) y Global Cornell.

Amplificando voces a través del arte y la educación

En Cornell, Molina no sólo continuó su prolífico trabajo como caricaturista, criticando tanto la política nicaragüense como los problemas globales, sino que también asumió un papel docente. Su experiencia como académico visitante le permitió inspirar a una nueva generación de estudiantes y ampliar su red dentro de la comunidad académica. Molina enfatiza la importancia de las conexiones comunitarias y el apoyo para enfrentar los desafíos, especialmente para los científicos que están amenazados.

Un faro de esperanza y libertad.

El trabajo de Molina ha recibido reconocimiento internacional, incluido el Premio Gabo a la Excelencia 2021 y el Premio Internacional Vaclav Havel al Disentimiento Creativo 2023. Su historia es un poderoso recordatorio de la lucha actual por la libertad de expresión en todo el mundo. A pesar de los desafíos, el compromiso de Molina de utilizar su arte como una forma de resistencia y defensa sigue firme, demostrando que la libertad es un tesoro frágil que debe defenderse ferozmente todos los días.

A medida que la influencia de Molina crecía, su viaje desde escapar de la opresión hasta convertirse en una voz reconocida por la libertad subrayó el papel fundamental del arte en el discurso político y la búsqueda universal de los derechos humanos. Su historia, narrada magistralmente por la periodista afgana Fatima Faizi para Global Cornell, sirve de inspiración para artistas, activistas y cualquiera que valore la libertad de expresión.

Puede interesarte

Expertos informan al Consejo de la ONU sobre ‘violaciones sistémicas de derechos humanos’ en Nicaragua

Daniel Ortega | Foto: AFP Impulsados ​​por el deseo de silenciar las voces críticas, el …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *