Toros y cultura vaquera en la Camarga

Mi esposo es un devoto asistente al rodeo y nunca se pierde una carrera de carretas. Le encanta la Estampida de Calgary. Todos los años, en julio, se pone sus botas de vaquero para los eventos oficiales de estampida y franjas de 10 días. Este año realmente extrañará su evento favorito del año porque no estaremos en Calgary. Buenas noticias, no falta la cultura vaquera, los caballos y los toros en la Provenza.

El puente está ubicado al oeste de Marsella, al sur de Arles, separado por el río Ródano y bordeando el mar Mediterráneo. Este paisaje único es la zona pantanosa y húmeda del delta del río Ródano. La Camarga es grande con 930 kilómetros cuadrados, de los cuales al menos un tercio es agua en forma de lagos o canales. Este hermoso y salvaje pueblo ha estado algo protegido desde 1927. En 2008, se incluyó en el Parque Natural de Karmagu y se incluyó en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Sin duda es un lugar que vale la pena defender.

Además de agua, la Camarga está repleta de vida salvaje. Hay toros negros (tauro) criados con dos propósitos. la lucha y su carne. El paisaje es el hogar de un caballo blanco distintivo y poderoso. Estas tribus son una raza única y pequeña que se ha adaptado a las duras condiciones locales durante miles de años. Tanto los toros como los caballos deambulan por la ganadería o con manades a medias. También hay muchas aves, miles de ellas, incluidas bandadas de flamencos rosados.

Como todas las regiones de Francia, la Camarga cuenta con una fuerte industria local basada en el procesamiento y la producción de alimentos. Hay arrozales que se extienden por millas, aunque la producción ahora es un tercio de lo que era en la década de 1970. Otros granos sembrados incluyeron maíz, trigo y canola. En terrenos más secos hay viñedos y árboles frutales. La pesca local y la producción de Fleur de Sel (sal especial) también son importantes fuentes de empleo en la región.

¿Qué tiene eso que ver con los toros?

Los toros han existido en esta zona pantanosa desde la época romana. Las corridas de toros españolas organizadas (corrida) se llevaron a cabo por primera vez en la arena de Arles en 1853, aunque los eventos se habían llevado a cabo durante más de 150 años antes de eso. Las ferias o ferias son grandes atractivos de la región, la temporada se extiende desde mediados de marzo hasta mediados de noviembre, conocida como temporada taurina. Los eventos más grandes pueden atraer a más de 500.000 espectadores. Además de las corridas de toros, hay una serie de otros eventos populares que varían en nivel de locura.

El campo presenta un deporte de origen humilde como una forma de atrevido juego de campo. Recibió estatus oficial en 1975. Por supuesto, el objetivo de a la cocorade es cortar o quitar cintas de los cuernos del toro para obtener un premio en metálico. Los participantes se llaman raseteurs. Deben eliminar tres características (atributos) del toro para ganar el premio en metálico. Los tres elementos son el redondo (una banda roja unida al centro de la cabeza del toro), la bellota (dos placas blancas unidas a los cuernos) y el hilo (éste se enrolla alrededor del cuerno y debe retirarse al final). La multitud suele vitorear al toro. Los dueños de manatíes están extremadamente orgullosos de que sus toros aparezcan en los eventos, y aún más felices si el animal gana el celo y gana algún premio en metálico. Este evento ofrece entretenimiento emocionante con vaqueros veloces y toros veloces.

Encierros, que es el nombre español del toro que corre por las calles. Este evento no necesita mucha explicación. Los toros se sueltan por las estrechas calles del pueblo, con participantes valientes o locos corriendo delante de ellos. Los eventos en Provenza pueden no ser tan populares como Pamplona en España, un festival de siete días que se celebra del 6 al 14 de julio de cada año. Sin embargo, la idea detrás del encierro es la misma con grandes y poderosos mamíferos corriendo por las calles.

El evento abrivado, originalmente asociado con el arreo de toros desde sus pastos hasta la arena. Este evento ha evolucionado y ahora los pastores a caballo llevan a los toros a los centros de las ciudades. Esta vieja costumbre sigue atrayendo multitudes. Los espectadores hacen ruidos y gestos para intentar asustar a los caballos, con la esperanza de que el taurino se escape.

En torno a toda esta locura hay fiestas, trajes típicos, premios y mucha diversión vaquera.

Puede interesarte

Expertos informan al Consejo de la ONU sobre ‘violaciones sistémicas de derechos humanos’ en Nicaragua

Daniel Ortega | Foto: AFP Impulsados ​​por el deseo de silenciar las voces críticas, el …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *